Aguanta el tirón...

Google: O el arte de convencer con buenismos

No comments yet

Si señores, hay que reconocer que Google es el buscador por excelencia y ha desarrollado una potente y tentadora propaganda para adoctrinar a los novatos sobre lo que es “bueno” y “malo” a la hora de posicionar sus contenidos.

Y hablo de esto después de dar un curso de formación sobre posicionamiento en una empresa que lo primero que me dijo al entrevistarme es que “Ya hemos dado un curso de Google sobre eso”. Evidentemente, mal no viene conocer los criterios del buscador, pero de ahí a que sus cursos nos den la clave para estar entre los primeros…..

Vamos a poner un ejemplo que puede sonar absurdo: Una mañana se reúne el jefe con su empleado y le dice: ¡Martinez! (Por ejemplo) Si usted quiere progresar en esta empresa debe hacer lo siguiente:

  • Llegue 25 minutos antes
  • Concéntrese al máximo
  • Reduzca al mínimo las pausas y descansos
  • Si no ha terminado su trabajo, quédese el tiempo que sea necesario para terminarlo aunque no se lo paguemos
  • Motive a sus compañeros para que sigan su ejemplo

Y para cerrar, el jefe le dice: Haga esto y le garantizo que tendré una consideración mucho mejor de usted…….

Posicionar en googleSi tu jefe te dijese eso ¿No crees que inmediatamente después debería seguir la pregunta del millón? Si, muy bien, haré todo eso. Pero ¿Cómo exactamente me va a considerar? ¿Pagándome más? ¿Ascendiéndome?

He aquí el gran mérito de la iglesia Googleniana, que nos adoctrina para que no hagamos posicionamiento “prohibido” (Convencer a un algoritmo que nuestro contenido es mejor está muy feo) y nos recompensa con buenismos: Tendrás mejores posiciones y visibilidad, pudiendo presumir con tus amigos de ser amiguito de Google.

¿Mienten? No, en absoluto, pero es una forma muy “política” de intentar “ayudarnos” a ganar visibilidad: Ni concretan ni garantizan nada.

Vale, también es cierto que haciendo posicionamiento no se puede concretar o garantizar las posiciones, pero indudablemente hay factores que bien estudiados e incorporados en nuestro contenido nos asegura que cumple con las condiciones necesarias para estar entre los primeros puestos. No entre los 50 primeros, me refiero sólo y exclusivamente entre la primera página de resultados.

Evidentemente, estos factores son los que no nos revelan, ya que los anuncios patrocinados mueven muuuuuuuuuuchos ceros a lo largo del año.

Por eso, después de una formación cortita, da gusto oir cómo esos profesionales formados en la religión Googleniana se sorprenden y empiezan a preguntarse cosas……

Moraleja: Ir a misa puede ayudarte a ser mejor persona, pero no basta para ir al cielo. Del mismo modo, escuchar la propaganda del buscador no te hará mal, pero tampoco te ayudará a tener éxito.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *